Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

jueves, 2 de julio de 2009

EL ARTE DE ESCUCHAR


Si proximamente iniciais cualquier curso de comunicación comprobareis que la primera sesión suele dirigirse LA ESCUCHA ACTIVA.

Escuchar activamente se refiere a la habilidad de ser conscientes de aquello que nos dicen y demostrar a nuestro interlocutor que recibimos y comprendemos su mensaje: todo un arte.

Escuchar activamente supone ATENCIÓN y SILENCIO.

Estas dos características aparentemente sencillas se complican cuando añado:

“ESCUCHAR ACTIVAMENTE SUPONE ESTAR PSICOLÓGICAMENTE PRESENTES”.

Más o menos todo el mundo sabe callar y asentir con cordialidad pero...


¿Cuantas veces (sobretodo en conflictos, desacuerdos o conversaciones tensas) estamos más ocupados pensando en qué le contestaremos al otro cuando acabe su turno que en lo que está diciendo?

Tenemos prisa por hablar y hablar.

Hablar nos hace sentir importantes y valiosos,
refuerza nuestra autoestima,
pero también nos hace sentir así conversar con alguien que nos escucha, nos atiende y nos entiende por lo que saber escuchar hace que nos valoren muy positivamente.


En este sentido un primer consejo seria intentar no perder un solo detalle de aquello que os estén contando: todos vuestros sentidos deben estar en ese momento únicamente con la otra persona.

RESULTADOS:

Conversaciones mucho más agradables y fructíferas
y
MAGIA: ¡Muchos conflictos que se resuelven solos!

¿Por qué?

** ATIENDO y ENTIENDO (Empatizo)

** La persona se siente ATENDIDA y ENTENDIDA

...por lo que...


** La conversación fluye agradablemente

además

** Recojo argumentos objetivos (según su propio punto de vista) acerca de la opinión del otro.

Fijaros que cualquier discurso que se precie reúne como mínimo tres características:

CORTO – CONCRETO y ARGUMENTADO.

Nos nos convencen aquellos que generalizan o se van por las ramas contandónos cosas totalmente irrelevantes:

nos convecen quienes son capaces de transmitir un mensaje claro con la seguridad de unas pocas palabras bien argumentadas.

Siempre recuerdo aquella frase de:

“Procura que tus palabras sean mejores que el silencio”.

Esta semana os propongo un poco más de silencio en vuestro interior:

Os asombrará lo que llegaréis a oir: lo que llegais a entender sobre vosotros mismos y sobre los de vuestro entorno.

¡¡Feliz semana a todos!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buen articulo... creo que cada vez necesitamos más,,, en general ...clases de escucha activa... ¡¡¡¡¡