Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

miércoles, 8 de julio de 2009

ABRÁZAME!

Sin importar de dónde es o cuánto tiene, todos los seres humanos necesitamos del contacto físico con otras personas.

Abrazar es una grandiosa medicina. Transfiere energía, y da a la persona que es abrazada un estímulo emocional.

La piel es el organo mas grande que tenemos y necesita mucho cariño. Un abrazo puede cubrir una gran parte de la piel y da el masaje que necesitas.

El abrazo es tambien, una forma de comunicarse: Más que probada está su utilidad en todas aquellas situaciones en que sobran las palabras o no logramos encontrar las adecuadas.

Este maravilloso lenguaje que no conoce de idiomas, que comunica desde la diversidad y sin distinciones, transmite con una alta eficacia las emociones que experimenta nuestro cuerpo y, que nuestros sentimientos quieren transmitir.

Otro maravillosa característica de un abrazo es que no puedes dar uno sin recibir otro en el mismo momento.

Los abrazos no conocen los límites del tiempo y el espacio. No tienen plazo de caducidad, pues basta con cerrar los ojos y evocar "aquel" maravilloso momento: aquel abrazo de tu madre, de tu padre, de un hermano, un amigo, tu pareja o un desconocido para poder revivir plenamente la sensación de aquel momento.

Se habla de un número específico de abrazos diarios para mantener el equilibrio emocional: sea esto cierto o no, el hecho es que un abrazo es mucho más que un mero contacto físico, constituye un recurso importante de la expresión no verbal y hasta se le atribuye poder curativo.

Según Kathleen Keating, autora del libro “LA TERAPIA DEL ABRAZO”,

el abrazo no sólo es agradable, sino que

ahuyenta la soledad,

aquieta los miedos,

abre la puerta a los sentimientos,

fortalece nuestra autoestima (“¡ Caray ! Quiere abrazarme a mí!”),

fomenta nuestro altruismo (no puedo creerlo, pero quiero abrazar a esa persona!),
demora el envejecimiento (los abrazantes se mantienen jóvenes por más tiempo)

y
ayudan a controlar el apetito
(y es que “no solo de pan vive el hombre”: también necesitamos del afecto y la energía que fluye entre las personas: es una vitamina esencial).

Por otro lado, expertos en ABRAZOTERAPIA disponen de estudios que demuestran que los abrazos producen una sensación de bienestar que puede reducir la presión arterial, la ansiedad, el estrés y la depresión.
Otro estudio que os adjunto habla de lo beneficioso de las los abrazos para la salud de la mujer.

Asimismo, se ha descubierto que el abrazo hace que nuestro cuerpo libere endorfinas. Las endorfinas son las conocidas “hormonas de la felicidad”: liberadas por el cerebro humano que ayudan a elevar el umbral del dolor, aumentan la sensación de placer y felicidad e, incluso, retardan la sensación de fatiga en una situación de esfuerzo físico.

Fijaros que sabia es la naturaleza que nos cura actos tan sencillos como este para sentirnos mejor. Artículo EL ABRAZO DEL RESCATE

¿Cuántos abrazos has compartido hoy?.
¿A qué esperas?
Igual este video de la organización ABRAZOS GRATIS
(cuya historia te invito a leer en su link)
te inspira
(he escogido una versión española de este movimiento mundial):

VIDEO

¡¡FELIZ SEMANA A TODOS!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

UN FUERTISIMO ABRAZO A TODOS!!