Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

martes, 14 de diciembre de 2010

EL EFECTO PIGMALIÓN: ¿Sabemos educar?

“Trata a un ser humano como es, y seguirá siendo como es. Trátalo como puede llegar a ser, y se convertirá en lo que puede llegar a ser.” Blaise Pascal.

Está demostrado que la confianza que los demás tengan sobre nosotros puede darnos la fuerza para poder alcanzar los objetivos más difíciles. Ésta es la base del efecto Pigmalión, que la psicología encuadra como un principio de actuación a partir de las expectativas ajenas.

Robert Merton designó con el nombre de “Efecto Pigmalión” las consecuencias que generan sobre el comportamiento de una persona las expectativas y creencias que se tienen de ella. Si percibe que se le valora poco o que es tratada con desconfianza, esto se reflejará en sus acciones posteriores, mostrando resultados mediocres. Si, por el contrario, percibe que sobre ella se deposita confianza y se le trata con consideración, su desempeño mejorará notablemente.

El nombre Pigmalión nace de la leyenda de un mitológico rey de Chipre y hábil escultor, de quien se cuenta produjo una escultura de la diosa Afrodita, tan bella que se enamoró perdidamente de ella, hasta el punto de rogar a los dioses para que la estatua cobrara vida y poder amarla en la vida real. La cultura romana reelaboró el mito: Venus (la equivalente latina de la griega Afrodita) accedió a sus ruegos y la convirtió en una mujer de carne y hueso, que se convirtió en su deseada amante y compañera.

“El Efecto Pigmalión” requiere de tres aspectos: creer firmemente en un hecho, tener la expectativa de que se va a cumplir y acompañar con mensajes que animen su consecución.

Este fenómeno se da sobretodo cuando hay relaciones de dependencia entre las personas: padres e hijos, profesores y alumnos... El por qué sucede, estaría relacionado con una energía sutil que las personas somos capaces de enviar a otras; también interviene la que pone en marcha el chico para adaptarse a lo que se espera de él y, así sentirse tenido en cuenta, positiva o negativamente.

Conviene revisar nuestras expectativas, pues, a veces, actuamos de forma contradictoria.

  Por ejemplo, le decimos al hijo que estudie, pero creemos que no lo hará, dado que lo hemos intentado muchas veces. Ese proceso ha estado salpicado con frases del estilo: 
“Así no aprobarás; no haces más que ver la televisión”. 
Sin darnos cuenta, estamos colaborando en que el hijo cumpla lo que pensamos.
Necesitamos aprender a educar y a motivar desde expectativas constructivas que permitan a personas y "personitas" sacar lo más brillante de ellos mismos, cambiar nuestro actual "modus operandi...

Muchos investigadores han llevado a cabo interesantes experimentos sobre el efecto Pigmalión. Uno de los más conocidos es el que llevaron a cabo en 1968 los psicólogos Robert Rosenthal y Lenore Jacobson, bajo el título “Pigmalión en el aula”. El estudio consistió en informar a un grupo de profesores de primaria de que a sus alumnos se les había practicado un test de inteligencia. Luego se les dijo a los profesores cuáles fueron los alumnos que obtuvieron los mejores resultados, esperando que esos alumnos serían los que mejor rendimiento tendrían a lo largo del curso. Y así fue. Ocho meses después se confirmó que el rendimiento de estos muchachos especiales fue mucho mayor que el del resto. Hasta aquí no hay nada sorprendente. Lo interesante de este caso es que en realidad jamás se realizó tal test al inicio de curso. Y los supuestos alumnos brillantes fueron un 20% de chicos elegidos completamente al azar, sin tener para nada en cuenta sus capacidades.

¿Qué ocurrió entonces? Se constató que los maestros se crearon tan alta expectativa sobre esos alumnos que actuaron a favor de su cumplimiento. De hecho, les habían dedicado, en promedio, más atención que a los demás. Estos trabajos parecen probar que la actitud del maestro tiene un papel preponderante en los resultados del estudiante.

Casi por la misma época, algunos estudiosos de la empresa, como McGregor y Likert, afirmaron que la conducta del directivo genera un efecto trascendental en la de sus subordinados. En otras palabras, los empleados responderán según como crean son las expectativas de sus superiores.

Un llamativo caso nos lo relata Alex Rovira en su libro “La Buena Vida” . Tuvo lugar en una conocida empresa multinacional fabricante de productos de alta tecnología. Los responsables del departamento de personal convocaron a una persona de su servicio de limpieza, en el último escalafón de la jerarquía de la organización y sin el bachillerato finalizado, a quien dijeron que era, entre todos los miles de miembros de la empresa, el mejor capacitado para ocupar un altísimo cargo de responsabilidad técnica en el plazo de dos años. Las consideraciones éticas sobre este procedimiento darían mucho de sí, pero el caso es que esta persona no sólo llegó a desempeñar las funciones del alto cargo prometido en menos tiempo del previsto, sino que años después siguió prosperando en la organización. La profecía se cumplió de nuevo con un éxito extraordinario, más allá incluso de lo que los propios promotores del experimento imaginaban.

Educar desde la motivación y no des de la censura y el castigo nos daria mejores resultados... ¿Tu qué opinas??

jueves, 9 de diciembre de 2010

El origen de las enfermedades autoinmunes


Enfermedad de Crohn; Artritis reumatoidea, Enfermedad de Addison, Enfermedad celíaca, Enfermedad de Graves, Esclerosis múltiple, Sarcoidosis, Lupus, Colitis ulcerosa, Psoriasis, Fibromialgia…

...Un día vas al médico y te diagnostican alguna de estas enfermedades. Tienen un nombre, se sabe QUÉ SUCEDE, pero no POR QUÉ SUCEDE y por tanto no tienen un tratamiento efectivo. Se recetan medicamentos para aliviar los sintomas pero los sintomas son crónicos. La frustración y la impotencia te invaden...

Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que nuestras defensas o sistema inmunológico funcionan de un modo anormal reaccionando frente a algunas células de nuestro cuerpo como si fueran "enemigos" y por tanto dañándolas. Este desajuste puede afectar solo a un tejido, a un órgano o a varios.

Aunque se desconoce su origen, algunos estudios recientes relacionan la aparición y/o la exacerbación de este tipo de enfermedades con períodos de stress emocional y apuntan a un perfil actitudinal muy característico de este tipo de pacientes:

1. Son muy autoexigentes consigo mismos y con los demás.

2. Tienen una gran capacidad de organización y a su vez una imperiosa necesidad de CONTROL sobre todo/s a su alrededor (necesitan estar informados de todo, organizar, preveer etc).

3. Tienden a “atacarse a sí mismos”, es decir, a sentirse total o parcialmente culpables por las cosas negativas que les han ocurrido en el pasado o les ocurren en el presente (desarrollan pensamientos del tipo: “podría, debería haber hecho…).

4. Tienden a preocuparse en exceso por el futuro y/o por los problemas de terceros (pareja, hijos, familiares cercanos) con los que se autoimponen una responsabilidad desmedida.

5. Tienden a una actitud victimista ante la vida.

6. Existe una profunda sensación de no ser y/o haber sido amado, o no sentirse suficientemente valorado por los demás a pesar de su empeño.

7. Acumulan mucho resentimiento y una actitud crítica frente a la vida y a los demás.

Como hemos relatado ya en otros post, la actitud ante la vida es el motor de nuestra energía vital. Si nuestro motor (la mente) está sucio o funciona por encima de sus posibilidades, acaba funcionando mal y nuestra salud nos pone al descubierto.

“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias".

Gran parte de mi trabajo consiste en acompañar a las personas hacia la integración de esta cita de J. Locke en un complejo viaje hacia su capacidad de resiliencia. Regresamos a los peores momentos de su vida para que se otorguen la oportunidad de elegir si quieren seguir sufriendo por aquello que pasó o fortalecerse de ello transformando el dolor en aprendizaje, el sufrimiento en alivio y el resentimiento en perdón, hallando en lo ocurrido en una nueva fuente energía vital.

La mente se equilibra y el cuerpo sigue su compás como siguen los músicos al director de orquestra.