Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

viernes, 15 de octubre de 2010

¿Cómo puede ayudarme un psicólogo?


Cualquier proceso de consulta empieza por “describir nuestro malestar” al terapeuta: ¿Qué me está pasando?, ¿Qué me molesta?. A partir de aquí, éste mediante una entrevista acerca de tus vivencias y tu historia familiar, te ayudará a determinar el origen del mismo y juntos trazareis el “mapa de ruta” a seguir a partir de entonces permitiendo al terapeuta escoger las técnicas más eficaces para cada situación de modo que superes el malestar descrito y paralelamente comprendas mucho mejor…:

1. cómo gestionas tus emociones ante cada situación,

2. ¿por qué?,

3. cómo te afecta física y psicológicamente la manera que tienes de hacerlo y

4. qué otras alternativas tienes a partir de ese momento para que aquello que causa malestar hoy deje de hacerlo y además no vuelva en un futuro.

El origen de nuestro “malestar”

El origen de nuestro “malestar” tiene siempre una base emocional y suele centrarse en una de las siguientes áreas (que son las que el terapeuta explorará inicialmente para empezar a trabajar):

> EXPERIENCIAS VIVIDAS: Se refiere sobre todo a etapas o episodios importantes vividos y/o que creamos que han marcado nuestra vida (Pérdidas de seres queridos, separaciones, cambios de trabajo, enfermedades, abusos, etc.)

“Todos conocemos gente que ha perdido el trabajo, a sus seres queridos e incluso posesiones y como resultado, han sufrido verdaderamente. Cuando se pierde la paz del espíritu, puede haber serias consecuencias físicas y psicológicas, sea cual fuere la causa”. Francine Shapiro


> FAMILIA DE ORIGEN: Exploramos la estructura de la familia hasta los abuelos prestando especial atención a episodios importantes que hayan podido marcar la vida de alguno de nuestros familiares más cercanos (fallecimientos tempranos o abortos, hijos ilegítimos, enfermedades importantes, migraciones de país, etc).

Episodios como estos ocasionan un impacto emocional tal que puede llegar a afectar a generaciones posteriores. El terapeuta ayudará a entender cómo y por qué.

Formamos parte de un sistema familiar del que heredamos muchos de los patrones que inconscientemente condicionan nuestras vidas. Descubrirlos es un primer paso para hacia nuestros objetivos y nuestra felicidad.”

Por otro lado, en éste último ámbito, conocer con detalle la descripción que hacemos de nuestros padres nos dará una visión de cómo los vemos y como ha sido el aprendizaje de gestión emocional que hemos hecho a través del vínculo afectivo.

"La mitad de tu Ser consiste en tu madre y la mitad de tu Ser consiste en tu padre. Tu estas aquí por ellos. Todo lo que te esta ocurriendo es, en cierto modo, por ellos". Osho

¿Cuánto tiempo dura la terapia?

Hoy, las terapias breves son una realidad y ayudan a resolver una gran variedad de problemas: estrés post traumático, fobias, duelos, trastornos por ansiedad y ataques de pánico, dolores crónicos, insomnio, depresión, desórdenes alimenticios, problemas de autoestima, etc

Una terapia breve suele definirse como aquella mediante la cual resolvemos un problema o conjunto de síntomas entre 5 – 8 sesiones.

Entre las técnicas utilizadas en las terapias breves, encontramos el EMDR, la PNL, la Reverse Therapy, Constelaciones Familiares, etc.

Mas información y consultas en:

www.rebecapabon.es

PROBLEMÁTICAS MÁS COMUNES: Origen y tratamiento


DOLORES FÍSICOS
: El cuerpo utiliza el dolor como mecanismo de aviso. Cuando algo nos duele ese dolor puede deberse a algo puramente físico (“me caigo y me rompo el peroné”), o a algo de origen emocional que se ha transformado en algo físico – lo que llamamos “sintomatología psicosomática” . El origen emocional del dolor y la enfermedad suele hallarse en experiencias vividas y/o lealtades familiares. Técnicas como el EMDR o el REVERSE TERAPY resultan muy eficaces.

TRASTORNOS DEL SUEÑO: Suelen estar relacionados con las experiencias vividas. Durante el sueño nuestro cerebro se ocupa, entre otras cosas, de la importante tarea de “conciliar” las experiencias vividas con las emociones sentidas. Es un sistema natural que tenemos para retomar el equilibrio físico- emocional.

Si algo durante el día nos ha producido rabia (una injusta discusión con nuestro jefe por ejemplo), es posible que, esa noche estemos más inquietos y nos cueste conciliar el sueño (por la activación física que ha generado ese estado emocional) y si conseguimos dormirnos, es también muy probable que soñemos con lo sucedido.

Si algo nos ha afectado de manera importante y desde entonces notamos que no tenemos unos patrones sueño-vigilia saludables, es importante entender que está sucediendo y hacer algo para solucionarlo sin necesidad de medicación. Para ello hay muchas técnicas breves y eficaces como por ejemplo el EMDR.

ANSIEDAD: La ansiedad es un trastorno que llega a través de un exceso de estrés resultado de experiencias que nos han producido y/o nos producen en la actualidad una gran frustración y malestar. (Por ejemplo: me gustaría tener más tiempo para estar con mis hijos, me gustaría ganar más dinero, me gustaría tener otro trabajo…). Suele ser a su vez un patrón de comportamiento ligado a altos niveles de auto exigencia e influenciado enormemente por el aprendizaje (por ejemplo, he aprendido a ser ansioso porque mi padre también lo era). En ocasiones desconocemos” el origen de nuestra ansiedad: “todo me va genial! No entiendo por qué me siento así”·. Esto último se corresponde normalmente con un factor emocional heredado que se explora a través de la historia familiar e igualmente puede trabajarse y sanarse.

FOBIAS: Es un tipo de trastorno de ansiedad extremo que condiciona nuestra vida. En ocasiones resulta de un aprendizaje que hemos efectuado al asociar un lugar o situación con una respuesta emocional extrema de miedo o inseguridad. Este aprendizaje resulta de una experiencia vivida que puede haberse dado en etapas muy tempranas de nuestra vida (incluso en el vientre materno donde generamos nuestros primeros recuerdos a partir del 7º mes). Existen técnicas muy eficaces para determinar el origen de la fobia y poder superarla en pocas sesiones.

DEPRESIÓN: Existen diferentes grados de “depresión”. El término se utiliza de un modo tan amplio que a veces pierde su sentido original. Se refiere a un estado en que nos sentimos desilusionados, desmotivados y tristes. Su origen suele estar, como en otros trastornos, en el sentido que hemos dado a determinadas experiencias vividas, a un modo poco saludable que tenemos de gestionar nuestras emociones y/o a un asunto de herencia - lealtad familiar.

INSEGURIDAD: Está relacionada con la visión que construimos acerca de nosotros mismos y de nuestro entorno. Los tres factores comentados son enormemente influyentes, en especial la familia de origen y en concreto la figura de los padres ya que desde los primeros meses de vida construimos con ellos los vínculos que nos ayudarán a formar nuestra identidad y estrategias de afrontamiento.

TENDENCIAS VITALES: Tengo tendencia a que todo me salga mal, a perder los trabajos en los que estoy bien, a escoger parejas que no me convienen… Suele estar relacionado con nuestra familia de origen. Nuestro instinto de integración grupal hace que “no nos guste ser diferentes al grupo de origen”. Si por ejemplo, nuestros padres han “tenido una vida difícil” a nivel inconsciente uno se siente mal por ser “afortunado en la vida” y acaba “matando” cualquier oportunidad de prosperar para seguir siendo “parecido” a su familia de origen. Se trabaja desde técnicas de Sistémica Familiar como Constelaciones Familiares.

El DISGUSTO CON LA PROPIA IMAGEN PERSONAL no solo responde a unos valores sociales, también a unos valores familiares. Somos seres sociales, y nuestro primer gran grupo de pertenencia es la familia. Es pues el primero al que necesitamos sentirnos integrados y seguros. Si uno siente que no cumple las expectativas que sus padres han puesto en él (sea al nivel que sea, no tiene porqué ser físico), si uno siente que no es lo suficientemente bueno o válido para sus padres porque “siente” que estos siempre le exigen un poco más, puede llegar a desarrollar un profundo “malestar” hacia sí mismo por ser incapaz de llegar a integrarse y ser aceptado y reconocido por el grupo hasta el punto de dar lugar por ejemplo, a un trastorno alimenticio (comer en exceso, caer en anorexia, darse atracones…). Es una manera de “castigarse” a sí mismo por no llegar a ser mejor y a cumplir las expectativas familiares).

LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS también tienen un origen en la sistémica familiar. La alimentación es el primer gran instinto de supervivencia y, por otro lado el primer gran vínculo que establecemos con nuestra madre. Los bebés usan la alimentación para sobrevivir, para calmarse, para sentirse protegidos cerca de su mamá… Más allá del origen social y la obsesión por mantenerse atractivo el trastorno suele tener un origen profundo ligado al vínculo familiar con nuestros padres y a los valores familiares que caracterizan a los mismos.

ADICCIONES: Son un modo de autodestrucción. Su origen suele estar en un profundo odio consciente o inconsciente hacía sí mismo por no cumplir las expectativas familiares y/o por lealtades de sufrimiento hacia la misma (si mis padres no son felices, yo no me puedo permitir serlo).

Hay multitud de problemáticas que pueden trabajarse obteniéndose muy buenos resultados desde las primeras sesiones.

¡Mejora tu calidad de vida!

Más información y consultas en:

www.rebecapabon.es