Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

viernes, 24 de abril de 2009

RESPIRA: REVITALIZATE!


Respiramos una vez cada segundo, pero no somos conscientes de la importancia de este hecho.

La respiración es una de las funciones principales de los organismos vivos y el medio por el que obtenemos nuestro principal alimento: el oxigeno (O2).

“La respiración permite el metabolismo mediante el cual nuestro cuerpo extrae la energía de los alimentos que ingerimos (una vez convertidos en glucosa) a través de un complejo proceso oxidación.”

Por tanto la respiración es un mecanismo directamente involucrado con nuestros “niveles de energía”.

ATIENDE TU RESPIRACION Y MEJÓRALA: EJERCICIO DE RESPIRACIÓN PROFUNDA

Puedes realizar este ejercicio de pie o sentado, pero tu columna debe de estar muy derecha.

1. Toma consciencia de tu respiración. Sin dejar de respirar como siempre lo haces, coloca tu mano en el vientre. Nota cuando respires si tu abdomen se infla cuando inhalas o cuando exhalas.

- Si tu abdomen se infla cuando INHALAS, estás respirando de la forma adecuada.

- Si tu abdomen se infla cuando EXHALAS, corrige tu forma de respirar: deja que el aire al inhalar infle tu abdomen como si este fuese un globo. Y cuando exhales, contrae el abdomen.

Necesitas estar seguro de respirar moviendo tu estomago dentro y fuera (hacia y lejos de tu columna). Necesitas estar seguro que tus hombros estén relajados; si tus hombros se mueven arriba y abajo tu respiración es muy superficial. Una respiraron profunda bien hecha mueve hacia fuera el estomago, pecho y clavícula.

2. Respira profunda y lentamente hasta que sientas que tus pulmones están llenos: Inhala por la nariz, y exhala por la boca.

Realiza series de tres respiraciones: inhala en cuatro segundos de una forma pasiva, con el esfuerzo natural de los músculos inspiratorios. Aguanta tu respiración cuatro segundos y exhala en otros cuatro al tiempo de que tu vientre se va contrayendo, hasta que puedas sentir que tus costillas sobresalen y que ya no tienes más aire.

Quédate sin aire unos cuatro segundos y repite nuevamente.

Durante el día, cuando te sientas cansado y tenso, atiende tu forma de respirar, y cada vez que te sorprendas encorvado, enderézate, saca el pecho y respira como se indicó.

Cuando uno se encorva es señal de una mala oxigenación ya que los músculos de la columna vertebral se “pellizcan” impidiendo que la energía fluya libremente.

AUTOCONTROL Y RESPIRACIÓN

Cuando nuestro cuerpo reacciona ante determinadas situaciones, activa el mecanismo emocional y se prepara para la acción. Por ejemplo:

1. Presencia una situación que el cerebro VALORA como una INJUSTICIA

2. Siente rabia / ira (se activa el mecanismo emocional y el cuerpo se prepara para “hacer algo” por lo que aumenta la respiración y en consecuencia el ritmo cardíaco: para pasar a la acción es necesario que el cuerpo disponga de oxígeno en todas partes con rapidez.

La señal que da el cerebro a nuestro cuerpo es “NECESITAMOS ENERGÍA”!!

En la mayor parte de los casos NO PASAMOS A LA ACCIÓN por lo que nos quedamos tensos. En estos casos es conveniente respirar profundamente

En otras ocasiones nuestra respiración aumenta tanto que HIPERVENTILAMOS…
La hiperventilación se define como aquella respiración que está por encima de las necesidades de nuestro cuerpo. Es decir, es una respiración excesiva.

Cuando hiperventilamos, el equilibrio entre el O2 y el CO2 se rompe, es decir, los niveles de O2 en sangre se incrementan y los de CO2 disminuyen.

CONSECUENCIAS:

a) La falta de CO2 en la sangre es detectada por el cerebro, que de inmediato intentará poner remedio a esta situación. La mejor y más rápida manera de conseguirlo es reduciendo el impulso de respirar. Es cuando tenemos esa SENSACIÓN DE NO PODER RESPIRAR – AHOGO - me quedo sin aire…

b) Los descensos del nivel de CO2 en sangre, producen otro fenómeno en nuestro organismo: una alteración del pH de nuestra sangre. Un correcto equilibrio de estos dos gases en la sangre hace que su pH se mantenga a un nivel constante adecuado para que pueda realizar sus funciones de una manera óptima.

Si este equilibrio se rompe, la sangre se vuelve alcalina. Cuando esto ocurre, podemos experimentar una serie de sensaciones: Hormigueo; Rampas; Mareos; Sensaciones de frío o calor; Tensión muscular; Piernas débiles; Dificultades de visión; Palpitaciones; Temblores.

En los casos de HIPERVENTILACIÓN se recomienda respirar dentro de una bolsa de plástico durante un par de minutos para favorecer la inhalación del C02 que vamos expulsando y compensar así el desequilibrio recuperando la sensación de control.

BENEFICIOS DE LA RESPIRACIÓN PROFUNDA

El modo en que respiramos, influye en nuestra vitalidad y estado de ánimo.

1. Aumenta la cantidad de O2 sangre, debido a su mayor oxigenación en los pulmones. Esto favorece…:

- la eliminación de toxinas aportándonos salud, belleza y bienestar.

- Tejidos más fuertes tonificados, elásticos y vigorosos: Una adecuada oxigenación hace que las células mejoren su vitalidad y elasticidad retrasando su envejecimiento.

- Una mejor capacidad del cuerpo para digerir y asimilar los alimentos. Los órganos digestivos, como el estomago, reciben mayor cantidad de oxígeno y, por lo tanto, su funcionamiento es más eficaz. El hecho que los propios alimentos son también más oxigenados ayuda más todavía a una mejor digestión de los mismos. Además, el apetito se redúce al favorecer el metabolismo energético del cuerpo: aprovechamos más lo que comemos y nuestros propios recursos (se favorece la quema de grasa acumulada).

2. Favorece la relajación. Una respiración lenta, profunda y rítmica provoca un estímulo reflejo del sistema nervioso parasimpático que produce una reducción en los latidos del corazón y una relajación de los músculos. Además, una mayor oxigenación del cerebro tiende a estabilizar la función cerebral, reduciendo niveles excesivos de ansiedad.

¡Todo son ventajas!

Un organismo bien oxigenado se siente más ligero, piensa mejor, sus mecanismos de defensa aumentan, se vuelve resistente y animado, la postura se corrige y la columna se fortalece, se combate el estreñimiento, mejora la circulación intravenosa y la sangre arterial aumenta su velocidad hacía las extremidades mejorando la sensación de pesadez y previniendo la aparición de várices.

PRACTÍCALA!! Mientras paseas, cinco minutos antes de levantarte, al acostarte… Solo con 10 minutos al día notarás los beneficios de poner un poco de atención en algo tan importante para nuestro cuerpo.

RESPIRA – REVITALÍZATE ¡!

¡Feliz semana a todos!







miércoles, 15 de abril de 2009

Terapia hortícola: los beneficios del jardín.

Las labores de jardinería son una actividad común en muchos hospitales del mundo en los que se emplean como terapia para mejorar el estado físico y mental de los pacientes favoreciendo la recuperación de diversos de trastornos y enfermedades de tipo mental y físico.

«Cuando trabajo en el jardín me siento feliz, llena de alegría. El placer de ver crecer cosas es infinito»

A nivel personal, miles de aficionados han experimentado los beneficios del cuidado de la horticultura quizás sin saber que mientras siembran unas semillas, trasplantan un geranio o podan un almendro están desarrollando una de las artes curativas milenarias que poco a poco va ganando terreno en las ciencias de la salud.

En las últimas dos décadas, diversas investigaciones han constatado que las actividades relacionadas con las plantas elevan la autoestima, mejoran los estados depresivos, favorecen la relajación y la satisfacción personal, mejoran algunas funciones físicas motoras como la destreza manual, la flexibilidad o el equilibrio y también algunas intelectuales como la concentración, la memoria y la motivación.
Según la Asociación Americana de Terapia Hortícola, fundada en 1973, la clave de las plantas en este tipo de terapias está en sus características: «crecen, cambian, responden a los cuidados, estimulan todos nuestros sentidos: vista, tacto, olfato… y con ello estimulan una participación sin juicios que alimenta sentimientos de esperanza».

Las actividades relacionadas con la jardinería, tienen efectos especialmente destacables en personas con discapacidades físicas y mentales: ayudan a los pacientes con enfermedades graves a recuperar destrezas manuales y sociales, ganando confianza en sí mismos, ofreciendo una ilusión y mejorando en consecuencia considerablemente su calidad de vida. A través de las plantas aprenden a expresar sus sentimientos y a entablar relaciones con mayor facilidad.

En Estados Unidos, la terapia hortícola se enseña en la Universidad desde los años cincuenta, aunque la idea es mucho más antigua. El doctor Benjamin Rush (1746-1813), al que llaman padre de la psiquiatría americana, declaró en su época que «excavar la tierra con las manos tiene un efecto curativo en los enfermos mentales». Mucho antes, en 1699, Leonard Maeger, autor de El jardinero inglés, dijo que «no hay mejor forma para preservar la salud que pasar el tiempo libre en el jardín».

En 1879 se creó el primer invernadero para personas con enfermedades mentales. Fue construido por un centro psiquiátrico de Estados Unidos, ahora conocido como Friends Hospital.

Hoy, cientos de hospitales en todo el mundo utilizan las plantas como un tratamiento complementario. Los terapeutas hortícolas también trabajan en escuelas, correccionales, centros penitenciarios, jardines botánicos públicos, residencias de la tercera edad y centros de rehabilitación, diseñando programas para mejorar el estado físico y mental, adaptados a cualquier edad y condición.

En general, los programas consisten en implicar al paciente en todos los aspectos y fases de la jardinería: siembra, cuidados, recogida etc.

Según el caso, puede estar indicado el cultivo de plantas pequeñas en macetas o en cestos colgantes, más fáciles de manejar o alcanzar, o la construcción de un jardín vertical, en el caso de que el enfermo tenga que permanecer en cama.

No disponer de terreno no es una excusa… Hay infinidad de variedades de plantas que pueden cultivarse en exterior, interior, en macetas o incluso en mesas como las de la foto (las hay incluso más pequeñas y más bonitas de madera y eso!)… Está todo inventado solo es animarse! …

Si quieres empezar a experimentar los beneficios de este gratificante “hobby” este es el mes ideal para empezar a montar tu pequeña “huerta”… Si no dispones de mucho espacio, en macetas puedes plantar fresas o una pequeña tomatera cherry, o berenjenas… eso sí, necesitas un lugar muy soleado… Si no tienes mucho sol puedes poner lechugas, acelgas, espinacas o hasta sandias!!... Todo en macetas!

¿Te imaginas una ensaladita con los productos de tu huerta? Para julio tendrás todo espléndido… No es difícil. El plantel puedes comprarlo en cualquier mercadillo, en una cooperativa agraria o algún garden... Por menos de un euro puedes montar tu pequeño huerto,…

Los que os animeis, ya me contareis que tal va! Yo ya he puesto unas lechuguitas y un par de tomateras ...

Mirar este que bien se lo ha montado: VIDEO

Feliz semana a todos!!



lunes, 6 de abril de 2009

La mente no entiende de crisis...


El temor e incertidumbre que causan las dificultades económicas se pueden contrarrestar con realismo, motivación y enfoques alternativos.

Desde hace poco más de un año miles de páginas de diarios y miles de minutos de los informativos de televisión y radio tienen como protagonista a la crisis económica. Por ello es imposible no sentirse afectado, en mayor o menor medida.

Entre las miles de sensaciones que podemos experimentar, la incertidumbre se sitúa entre las que peor se toleran por ser la responsable de dudas, inseguridades, miedos y obsesiones que, a su vez, desencadenan la aparición de síntomas como el insomnio, desórdenes alimentarios, irritabilidad y somatizaciones que pueden mermar la salud física de las personas.

Evitar los síntomas de estrés que genera la exposición continuada a una situación poco previsible e insegura precisa que quienes se sienten más afectados desarrollen una mentalización realista y positiva que les impida caer en el dramatismo. Para ello, un recurso útil consiste en la elaboración de un plan de prevención, una medida que permite ganar seguridad al mismo tiempo que posibilita una disminución del miedo y el impacto psicológico negativo.

Pero aún resulta más beneficioso equilibrar el estado de ánimo a través de la asunción realista de que se tendrá que convivir durante un tiempo con la crisis económica, en lugar de preguntarse constantemente por qué ha sucedido, no dejar de lamentarse por ello, buscar a los culpables o angustiarse preguntándose cuándo va a finalizar. Estos pensamientos sólo sirven para mantener la sensación de malestar, mientras que el objetivo es generar un clima de percepción de control sobre la situación que facilite el aumento de nuestra confianza al tomar conciencia de las alternativas reales actuales si la situación se mantiene o, incluso, empeora. El resultado es una sensación de sosiego que permite sobrellevar la incertidumbre económica mientras ésta continúa.

La mente no entiende de crisis económicas, sólo reacciona con angustia a pensamientos negativos. Del mismo modo, responde con motivación a estímulos positivos.
Algunas sugerencias…:

1. Acepta la situación. El primer paso de las personas que se han visto perjudicadas de forma directa por la crisis económica es el de darse un tiempo para asimilar la situación y no tomar decisiones drásticas ni precipitadas: la rabia y la tristeza pueden llevar a adoptar soluciones erróneas.

2. Centráte en la situación personal. No conviene destinar mucho tiempo a buscar quién o qué ha provocado que la situación cambie a peor, ya que podría generar conflictos indeseados y mantendría las emociones negativas durante más tiempo.

3. Se realista. Es importante no caer en la desesperación y poner en marcha soluciones realistas. Si enfoca su mente a las alternativas posibles conseguirá pensar de forma productiva para actuar con decisión, lo que hará las funciones de antidepresivo y ansiolítico y permitirá ver más allá del problema actual.

4. Activa tu imaginación! Estructura un plan de alternativas… Busca si es necesario asesoría profesional para determinar las opciones reales con firmeza y motivación.

Si se actúa según el plan organizado de acuerdo a las prioridades de cada persona o familia, la satisfacción no tardará en aparecer y se tolerarán mejor las dificultades que surjan. La constancia y fidelidad al plan elaborado en tiempos difíciles garantiza que no se caiga en un malestar emocional que perjudique no sólo la salud sino las posibilidades de remontar la situación.

5. Percibe el problema como algo caduco: ninguna crisis económica ha sido perpetua. Forma parte de un ciclo normal que se va repitiendo y que garantiza que en un tiempo no muy lejano se recuperará el orden. à Pospon algunos proyectos.
6. Aumenta otros valores no económicos. La pérdida de lo material y económico puede abrir la puerta a lo humano. Es importante sentir que durante una situación difícil se está cerca de los demás y que se cuenta con su apoyo: se genera sentimiento de grupo y, por tanto, se hace más llevadero el problema. Además, es una forma de aumentar el nivel de energía con el que afrontar las dificultades a través de una mentalidad más positiva, alejada de sentimientos negativos.

Aunque resulte difícil encontrar la parte positiva de situaciones límite, como puede ser una crisis económica, cada persona y familia debe esforzarse por revertir ese momento dramático motivado por una situación de desempleo, de impagos... Lo más importante es no perder o recuperar la situación de control que se ha perdido. De esta manera, aumentan las posibilidades de que la tensión se mitigue o desaparezca. Para ello es determinante mantener una actitud práctica y activa y apoyarse en las personas más allegadas.
7. Dado que a la mente le sienta bien tener objetivos que cumplir a diario, es fundamental programar una agenda que incluya diferentes actividades. Si estás en paro una opción es destinar más tiempo a lo que antes no podías atender por estar demasiado ocupado, como los hijos y la familia en general, las amistades e, incluso, aquellas labores que puedan resultar placenteras, como el deporte o la lectura. También puede ser la oportunidad para realizar algún curso que permita reciclarse laboralmente y aprovechar el tiempo para encontrar un trabajo mejor del que se disponía.

…Las crisis son puentes entre épocas: no mires abajo! no mires atrás!, solo crúzalos y avanza…

¡Feliz semana a todos!