Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

martes, 20 de enero de 2009

"Las molestias psicosomáticas: Enfermedades invisibles"

El término psicosomático se puede definir como el “proceso psíquico que tiene influencia en lo somático ”, es decir, en lo físico.

La medicina ya reconoce la importancia de los procesos emocionales en la aparición, mantenimiento y desarrollo de algunas enfermedades. A menudo no hay una causa orgánica detrás de los síntomas que nos llevan hasta la consulta médica.
Ante un dolor o una molestia física, lo primero que tendemos a pensar es que padecemos alguna enfermedad física, sin embargo, la gran mayoría de las veces no es así.
"La salud no es el silencio del cuerpo, ni todos los síntomas o molestias son resultado de una enfermedad física".

Veamos cuales son algunas de las causas de nuestras molestias:

• De las molestias que sentimos a diario el 70% se deben a causas naturales. Entre éstas, encontramos las que puede provocar el propio funcionamiento del organismo cuando realizamos la digestión, cuando respiramos, o cuando sudamos. Incluso, los hábitos de vida poco saludables como la mala alimentación, malos hábitos de sueño o realizar poco ejercicio físico también pueden provocarnos malestar físico. Por último el medio ambiente también influye en nuestro cuerpo; aquí encontramos factores como la contaminación, la humedad, el calor, el frío, hongos, etc.

• Sólo un 5% de nuestros dolores se deben a enfermedades físicas. Además, sólo un 10% de éstas son graves. Así que, de cada 1000 molestias sólo 4 se deben a enfermedades graves.

• Finalmente, un 25% de las molestias físicas que podemos sentir se deben a causas psicológicas. En este punto es donde se encuentran las enfermedades psicosomáticas. Veámoslas con más detalle.

Por lo general, se tiende a pensar que las enfermedades psicológicas sólo causan tristeza, llanto, sentimientos de inferioridad y otros síntomas que no tienen que ver con el cuerpo, sin embargo, esta idea es errónea.

Nuestros emociones influyen en nuestro cuerpo, al igual que éste influye en nuestras emociones.

Está médicamente demostrado que las personas que padecen depresión presentan una debilitación del sistema inmunológico o de defensa, con lo que pueden enfermar con más facilidad o bien les puede ser más difícil recuperarse de ciertas enfermedades.

La ansiedad, el estrés y la depresión actúan sobre distintas hormonas, provocando cambios en nuestro organismo, que nos hacen más sensibles al dolor e influyen en distintas enfermedades:

- En el sistema nervioso pueden provocar dolores de cabeza, mareos, vértigos, desmayos, hormigueos, parálisis musculares, etc.
- En nuestros sentidos pueden llegar a provocarnos ceguera, visión doble, afonía, etc.
- En el sistema circulatorio producen palpitaciones y taquicardias.
- En el sistema respiratorio pueden causar sensación de ahogo, dolor u opresión en el pecho, etc.
- En el sistema digestivo pueden producir sequedad de boca, sensación de atragantamiento, náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea, etc.
- En el sistema osteomuscular es común que provoquen tensión muscular, dolor muscular, cansancio, etc.

Síntomas somáticos más frecuentes en las consultas médicas:
Dolor de espalda: 71%; Mareos - vértigos: 65%; Dolor en extremidades: 60%; Gases en el estómago: 52%; Dificultad al respirar: 50%; Palpitaciones -taquicardia: 49%; Dolor en articulaciones: 45%; Dolor en el pecho: 44%; Náuseas: 43%
Muchas enfermedades médicas están estrechamente relacionadas con el estrés. Entre ellas encontramos: la hipertensión, distintas enfermedades coronarias, el asma, la gripe, el cáncer, el hiper y el hipotiroidismo, las úlceras de estómago, el síndrome del intestino irritable, cefaleas, el dolor crónico, contracturas musculares, impotencia, etc.

Tras observar como la depresión, la ansiedad y el estrés - distintos tipos de expresiones emocionales - influyen tanto en el origen, como en el mantenimiento y la evolución de distintas patologías y molestias físicas, es fácil evidenciar como la influencia de nuestra mente sobre nuestro cuerpo juega un papel fundamental en nuestra curación.

Es posible mejorar la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades psicosomáticas entendiendo "de dónde provienen las molestias físicas" que sufren y trabajando sobre aquellas emociones "no funcionales" que las provocan: distorsiones cognitivas, autoexigencias elevadas, inadecuada gestión de responsabilidades, relaciones interpersonales dificiles o conflictivas, baja autoestima, autoconcepto distorsionado, etc.
Para ello el papel del psicólogo como "orientador hacia el cambio" y la aplicación de diferentes técnicas basadas en la autoobservacion que nos ayuden a gestionar adecuadamente nuestras emociones será un punto clave hacia nuestro bienestar emocional y físico.
Si tu médico de cabecera acaba por derivarte a alguno de estos especialistas, recuerda la cita de JUVENAL (poeta romano del siglo I): "MENS SANA IN CORPORE SANO", que en su significación original se referia a la necesidad de una mente sana para un cuerpo en equilibrio.
¡¡ FELIZ SEMANA A TODOS !!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

mecaxis, de los 9 sintomas habituales tengo 4.. será cuestión de mirarlo..
Gracias has sido de mucha ayuda !Elena

La Habitación de Sergi dijo...

Nos pones muchos deberes... eso me gusta!!

Ses dijo...

Muy interesante, como siempre.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.