Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

martes, 13 de enero de 2009

"Arquitectos de emociones: generadores de bienestar".

Los seres humanos actuamos condicionados por tres factores que invariablemente se interrelacionan entre sí, es decir, que cada dimensión afecta a las demás en forma continua.

Estas dimensiones son:

* Nuestros pensamientos
* Nuestras emociones (sentimientos) y
* Nuestras propias conductas o acciones

Estos factores conforman nuestro sistema emocional: un mecanismo "sencillo y complejo" al mismo tiempo, que nos permite reaccionar rápidamente y preparar nuestro cuerpo para la acción.

SENCILLO:

1º Se da un “ESTIMULO o SITUACIÓN”
(real o imaginada)

2º. PERCIBIMOS ese estímulo o situación

3º. VALORAMOS e INTERPRETAMOS ese estímulo o situación
(mediante pensamientos propios sobre situaciones pasadas o posibles situaciones futuras)

3º. Nuestras valoraciones e interpretaciones desecadenan EMOCIONES - SENTIMIENTOS

COMPLEJO:

1. Disponemos de un amplio abanico de emociones subjetivas e intransferibles: cada persona tiene dentro de sí una fórmula única que nace de la individualidad de la personalidad.

2. Todas nuestras emociones se expresan con diferente intensidad y variedad de respuestas no solo a nivel psicológico, también fisiológico:

Según nuestras interpretaciones y valoraciones de los acontecimientos, el cuerpo, aunque no seamos conscientes de ello, responde y se prepara para la acción anticipando las posibles consecuencias de lo que sucede:
- El miedo, por ejemplo, prepara nuestro cuerpo para la huida. Nuestro ritmo cardíaco aumenta y se produce una retirada de la sangre del rostro que facilita su circulación por la musculatura esquelética, preparándonos para la huida.

- La sorpresa predispone a la observación concentrada y se manifiesta por el arqueo de las cejas, respuesta que aumenta la luz que incide en la retina y facilita la exploración del acontecimiento inesperado y la elaboración de un plan de acción o respuesta adecuado.
Ya lo aclara la etimología: el término emoción viene del latín emotĭo, -ōnis que significa
"el impulso que induce la acción".

Así pues, siguiendo el esquema inicial
¿Hasta que punto somos generadores de nuestro propio bienestar? ¿Hasta que punto el logro de nuestros objetivos depende de nosotros?

Si nuestros propios pensamientos son GENERADORES DE EMOCIONES, aquellos que logren generar pensamientos y en consecuencia emociones de bienestar serán más felices que aquellos que continuamente generen pensamientos y emociones negativas.

En el terreno de la salud las “consecuencias” de emociones como la ansiedad, el estrés o la ira (“consecuencias” entendidas como las respuestas fisiológicas y psicológicas fruto de estas) se conciben como factores de riesgo desencadenantes de diferentes enfermedades.

Desde Selye (1936), pionero en la investigación de los efectos del estrés en la etiología de numerosas enfermedades, hasta Lazarus y Folkman (1991), se considera que variables cognoscitivas (como la forma de interpretar y afrontar las situaciones problemáticas) son elementos determinantes en el desarrollo de diferentes enfermedades y destacan la importancia del estado emocional como factor de riesgo destacando su influencia en el desarrollo, agravamiento y cronicidad de estados de enfermedad.

¿No te a pasado en muchas ocasiones que te sientes mal y no sabes bien por qué? Te falta energia, te sientes cansado…
Quizá has tenido un día duro: horas y horas anticipando cosas que no han ocurrido, valorando negativament acontecimientos... tu cuerpo se ha estado preparando continuamente para acciones que finalmente no se han desencadenado acumulando una tensión que finalmente no ha llevado a ninguna acción constructiva para tí y dejandote K.O.
Somos tan inconscientes de nuestras respuestas emocionales (están tan automatizadas en nuestro quehacer diario) que no les prestamos atención - pasan desapercibidas - y en muchas ocasiones son el origen de nuestra fatiga mental y física: de un vago sentimiento de malestar y desapetencia que nos invade y cuyo origen no sabemos determinar.

Así pues, - aprender a identificar nuestras emociones, - aprender a escuchar como nuestro cuerpo las expresa y - aprender a redireccionar estas respuestas mediante nuestros pensamientos hacia el logro de un bienestar general mantenido basado en el equilibrio, la salud física, y logro de nuestras metas y objetivos - depende en gran parte de nosotros: de como valoramos e intepretamos los acontecimientos de nuestro día a día y actuamos a favor de nuestro bienestar.

Las emociones son la llave de acceso a nuestro máximo rendimiento:
son predisposiciones para la acción, una fuerza que debemos dirigir siempre a nuestro favor.
Bienvenidos a PSICO BLOG.





3 comentarios:

MARTA dijo...

Hola Rebeca, me encanta tu blog, me parece super interesante y útil, Felicidades!! lo consultaré a menudo. Por cierto la foto esta super simpatica y yo también soy Virgo.
Besitos,
Marta Vila

La Habitación de Sergi dijo...

Gracias por publicar este blog.

De esta forma, a parte de que va bastante bien por si algún día faltamos en clase (je je je!!).
Bueno, que tu idea de introducir información adicional y bibliografía me parece superútil.

Gracias!!!

maria jose dijo...

hola soy Maria josé, como veras estoy haciendo un repaso, de todo el curso,la verdad és que casí siempre que me encuentro mal si le doy mucha importancia acabo por tener que meterme en la cama, los dias que le hecho valor al final las cosa no son tan duras como parecen, un besito.