Mi foto
Palau Solità i Plegamans, Barcelona, Spain
Licenciada en Psicologia (UAB, 2002). Máster en Comunicación Empresarial (2.008). Terapeuta en EMDR, PNL y Psicologia Sistémica Familiar. Facilitadora de Constelaciones Familiares, Terapeuta en Flores de Bach, Técnica Metamórfica y Kinegenealogía.

martes, 12 de julio de 2011

La importancia de la reconciliación interior con nuestros padres

Buena parte de nuestros conflictos emocionales surge de nuestra relación con los padres. Creo que eso no es ninguna novedad. Pero ¿por qué surgen esos conflictos?

Porque nuestros padres también guardan conflictos mal resueltos con nuestros abuelos, y, de forma inconsciente, acaban transmitiendo esos problemas a sus hijos a través de ejemplos, actitudes, palabras y más. Si nuestros abuelos tienen problemas de autoestima, si sufrieron rechazo o tienen cualquier tipo de cuestión emocional, está claro que eso afectó a la relación con nuestros padres (sus hijos). Nuestros abuelos, a su vez, también habrán tenido sus cuestiones con nuestros bisabuelos. Nuestros bisabuelos influyeron sobre nuestros abuelos, que influyeron sobre nuestros padres, que influyen sobre nosotros. Y buena parte de la negatividad adquirida que nos vino de generaciones pasadas, yo, tú, la vamos a transmitir a nuestros hijos, quienes, a su vez, la pasarán a sus hijos…


 Creo que se ha podido percibir la dimensión mayor y más profunda de los problemas que arrastramos y que van pasándose de generación en generación.

Tenemos una imagen de los padres como seres que tienen el deber de ser maduros y responsables. Ese es nuestro modo de verlos desde la perspectiva de un hijo (de un niño).

Una parte de nosotros exige a nuestros padres cosas que ellos deberían haber hecho o que dejaron de hacer, el cariño y la atención que no recibimos como queríamos, etc.… Sin embargo, no vemos que nuestros padres también son hijos. Esto lo sabemos racionalmente, pero no logramos verlo en una dimensión más profunda poniéndonos de verdad en su lugar.

Es frecuente detectar, en personas de todas las edades, resentimientos que arrastran respecto de sus padres por acontecimientos de la infancia. Algunos no tienen consciencia de esos sentimientos, pero éstos empiezan a brotar mientras aplicamos  determinadas técnicas y hay mucha gente que se lleva una sorpresa al constatarlo.

Pueden surgir varios pensamientos del tipo de: Si mi padre no fuese tan represor… si mi madre me hubiese defendido de mi padre… si mi madre no me hubiese rechazado… si ellos me hubiesen dado apoyo emocional y económico…

En ese momento, estamos mirando desde la perspectiva de hijo. Estamos observando la situación desde el niño interior que reclama a sus padres cariño y atención incondicional, no desde el punto de vista de un adulto maduro que se plantea , comprende y acepta la situación en toda su dimensión.

¿Cuál es la importancia de llegar al perdón? 

La liberación que trae es muy profunda. Salimos del papel de víctima, del niño amargado, y pasamos a mirar a nuestros padres como seres humanos, como hijos también. Nos hacemos más adultos. La sensación de levedad y de poder comandar el propio destino se hace más intensa, pues ya no hay esa necesidad de culpar a alguien por nuestros problemas. Nuestros hijos también quedarán beneficiados, pues dejaremos de pagar esas frustraciones con ellos.

Cuestiones mal resueltas con los padres, ya sean resquemores, rechazo, rabia, abandono, interfieren de forma muy significativa en todas las áreas de nuestra vida. 

Cuestiones mal resueltas con los padres, ya sean resquemores, rechazo, rabia, abandono, interfieren de forma muy significativa en todas las áreas de nuestra vida.
Cuanto más en paz interior estés con tus padres, mejor fluirá tu vida.

"La mitad de tu Ser consiste en tu madre y la mitad de tu Ser consiste en tu padre. Tu estas aquí por ellos. Todo lo que te esta ocurriendo es, en cierto modo, por ellos". Osho
 

Haz una prueba y empieza a observar a personas que tienen relaciones problemáticas con sus padres. Fíjate en cómo son esas personas y cómo les va en todas las áreas. ¿Están prosperando? ¿Se relacionan bien con amigos? ¿Tienen relaciones amorosas sanas? ¿Cómo es la autoestima de esas personas? Es posible que detectes que, cuanto peores son las relaciones familiares, más probabilidad hay de observar problemas en otras áreas.

EJERCICIO DE EVOCACIÓN Y RECONCILIACIÓN:

Trabajar por separado primero al padre, luego a la madre o viceversa.

BLOQUE 1. MEMORIA HISTÓRICA (la realidad desde otra perspectiva):

1. Dibujar el árbol genealógico.

2. ¿Cómo fue la infancia de mi padre/madre?

¿Qué acontecimientos importantes la marcaron? (enfermedades de ellos o de algún familiar cercano, muertes tempranas, dificultades económicas, guerra o posguerra, maltratos, abusos, educación de la época, número de hermanos, lugar que ocupaban – 1º,2º,3º, etc)

¿Cómo eran mis abuelos y cómo se comportaban con él/ella? (eran cariñosos, exigentes, etc...)

3. Acontecimientos importantes de la vida de mi padre/madre en la edad adulta (relaciones de pareja, hijos ilegítimos, tipo de trabajo, abortos, enfermedades,...)

BLOQUE 2. Escribir: 

1. ¿Cómo ha sido la relación con mi padre/madre?   
2. ¿Cómo me gustaría que hubiese sido?
3. ¿Qué le agradezco?   
4. ¿De qué me gustaría disculparme?

Relacionar BLOQUE 1 y 2 
¿Hasta que punto es justo mi reclamo?

Lectura recomendada: La Ley del espejo (Editorial Comanegra)

No hay comentarios: